BENCHMARKING

es una técnica para buscar las mejores prácticas que se pueden encontrar fuera -o a veces dentro- de la empresa, en relación con los métodos, procesos de cualquier tipo, productos o servicios, siempre encaminada a la mejora continua y orientada fundamentalmente a los clientes. Implica aprender de lo que está haciendo la competencia y adaptar las propias prácticas según lo aprendido, realizando los cambios necesarios. No se trata solamente de copiar una buena práctica, sino de efectuar una adaptación a las circunstancias y características propias.